Advertisement

1 comment

user photo
crying
bueno, me lo recomendaron y voy el segundo capitulo y ya estoy llorando, esta muy bueno y quiero compartirlo, es largo consta de 29 capitulos en la parte de arriba vienen los demás, la verdad el primer capitulo casi no me gusto pero ya despues lo empeze a amar

Se deslizó por mi regazo y se acomodó en el suelo tomando mi mano izquierda entre las suyas, guiándome. Me puse de pie y le seguí. -¡Vamos, Mami! Vamos a llegar tarde.

-Ve a vestirte cariño.- palmeé su espalda, apurándole en dirección a su habitación. Me dirigí a las escaleras mientras -Yo te haré el desayuno.

Me detuve en medio de las escaleras, escuchando el ruido de las puertas del placard -¿Que quieres Allie?

-¡Waffles!- gritó entusiasmada. Escuché un golpe sordo. Obviamente se había caído mientras se vestía. Me sonreí, me recordaba tanto a mi cuando era pequeña -¡Estoy bien!

-Lo sé, Allie. Iré a hacer los waffles.- le respondí mientras entraba al comedor e iba hacia la cocina. Abrí el refrigerador en busca de los ingredientes necesarios para hacer el desayuno.

Allie había nacido nueve meses después de la graduación. Quise llamarle Alice, pero sabía que Mike no me lo permitiría. Entonces tomé el principio del nombre Alice y la ultima parte de Rosalie para formar ‘Allie’. Mike no lo descubrió nunca. Quería algo para mantener la memoria de los Cullen. Allie hizo eso. Tenía los ojos de un color topacio tan brillante que parecían amarillos. Era un doloroso recuerdo.

Allie era mi único tesoro que me quedaba en este mundo. Nunca fue un error para mí, aunque a veces Mike se empeñaba en referirse a ella como uno. Por suerte tenia la decencia de no decirlo frente a ella. Era bastante bueno con ella, a decir verdad. Sabía que si Allie estaba en peligro, me iría al día siguiente. Así que era fantástico. En sí, era peor. El era la luz de su vida el podría ayudarle en formas que yo no podría si me iba. Así que me quedé. El infierno que vivía era mejor que no volver a ver a Allie otra vez.

Tiré la manteca en la máquina de waffles y seguí las instrucciones que seguí más de cien veces. Allie adoraba los waffles y los pedía casi a diario. Que era cuando estaba en casa. Normalmente Mike le daba un bol de cereales antes de dejarla en el jardin.

-¡Mami! Estoy vestida.- Allie gritó mientras bajaba las escaleras. Sonreí al escuchar sus pasos en la madera del suelo. Había escogido una remera rosa con el dibujo de un oso y unos jeans. Los osos eran sus favoritos. Otro doloroso recuerdo de la familia que había perdido.


posted over a year ago.